relatos porno
webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Penitencia de semana santa con una diosa alemana





Relato: Penitencia de semana santa con una diosa alemana

ESTA HISTORIA NO ES REAL (YA ME GUSTARIA A MI QUE LO FUESE) Y
LOS LUGARES Y SITUACIONES SON INVENTADOS. SI QUEREIS COLABORAR CON LA
CONTINUACIÓN DÁNDOME IDEAS, O DARME VUESTRA OPINIÓN, ESCRIBIRME A
POR CUESTIONES DE PRIVACIDAD ESTE EMAIL FUE REMOVIDO


Era un miércoles justo antes del jueves Santo, y yo me
encontraba en Almería por motivos de trabajo. Tenía una reunión con unos
clientes, pero la reunión se había alargado demasiado, y perdí mi vuelo para
volver hasta mi ciudad de origen.


Al ser víspera de Semana Santa, no hubo manera de conseguirme
plaza en ningún vuelo, ni tampoco de alquilar ningún coche para volver por
carretera, y tras esperar más de dos horas en el aeropuerto, llamé a mi
secretaria para que intentase conseguirme algún hotel en el pasar la noche, y
probaría suerte de nuevo al día siguiente. Al poco rato me llamó y me dijo que
me había conseguido una habitación en un hotel de Roquetas de mar, una localidad
cerca de Almería, y, tras conseguir un taxi, me dirigí hacia el hotel.


Éste estaba situado en primera línea de playa, y era un hotel
de cuatro estrellas, bastante nuevo y con buen aspecto.


Después de llegar a la habitación, y darme una ducha, miré el
reloj. Eran poco más de las seis y media de la tarde, así que pensé que tal vez
podría aprovechar algo de lo que me quedaba de día. Presté atención a los
múltiples servicios que ofrecía el hotel y vi que uno de ellos era una piscina
cubierta. Decidí que esa sería la mejor forma de emplear el tiempo hasta la
cena, de modo que bajé a la tienda del hotel a comprar un bañador (en mi escaso
equipaje no llevaba bañador, claro está), me cambié en la habitación, y me
dirigí a la piscina. Esta no era demasiado grande, pero al ser climatizada el
agua estaba realmente caliente, y se estaba de vicio allí.


Estuve nadando un rato, y después me recosté contra el borde
de la piscina. La piscina había varios niños jugando, con sus madres vigilantes
sentadas en unas tumbonas, pero se estaba bastante bien, por que los niños no
molestaban mas de lo que suele ser habitual en esos casos. Entonces entró en la
piscina una pareja, y ella era la mujer más apetitosa que he visto nunca.


Una altísima morenaza de bellísimos ojos grises, con el pelo
ligeramente rizado y un cuerpo de infarto, que pude apreciar mejor cuando,
momentos después, se quitó la ropa y se quedó vestida solo con un bikini negro
increíblemente favorecedor. Sus pechos eran grandes y apetitosos, y era
ligeramente ancha de caderas, vamos, como me gustan a mi las mujeres, que haya
donde agarrarse.


Realmente estaba como un queso. Se metió con el novio/marido
en el agua y al instante comenzaron a besarse y a abrazarse, con bastante
discreción. He de destacar que, cuando pasaron cerca de mí en sus juegos, pude
apreciar que ella tenia una sonrisa pícara increíble, que hizo que se me pusiese
dura solo de pensar en lo que esa sonrisa prometía. La verdad es que ella me
había puesto como una moto, y yo no podía dejar de mirarla a escondidas, pero
aun así me pillaron varias veces apreciando la generosa anatomía de la chica.


Cuando finalmente conseguí controlarme un poco y mi tienda de
campaña bajó, decidí que ya era hora de salir de allí antes de que me pusiese
malo, y me fui a secar. Solo quedaba una madre con dos niñas en el otro extremo
de la piscina, y la pareja se acercó hacia donde yo estaba. Mientras me secaba,
ellos hablaron en susurros, y momentos después, el hombre salió de la piscina
para dirigirse a mí. Yo me quedé de piedra, pensando en que tal vez venía en
busca de problemas por el hecho de que me hubiese pillado admirando a su chica,
pero en cuanto le vi salir de la piscina y comprobar que era una cabeza mas bajo
que yo y mucho menos robusto, me tranquilicé al pensar que era él el que podía
meterse en problemas. Se acercó a mi y me saludó con una inclinación de cabeza.


-Hola- me dijo, con un fuerte acento.- ¿ tu hablar alemán?


-No, no hablo alemán.- respondí yo, sorprendido por la
pregunta.


-¿Inglés?-preguntó él


-Sí, inglés sí hablo- hablaba ingles bastante bien por motivo
de mi trabajo.


-Ah bien.- dijo él hablando en este idioma con más claridad
que el español.- Mi nombre es Ralph, y he visto que a ti gustar mi novia.


Es evidente que me quedé de piedra, y sólo hacerte a decir:
¡¿Qué!?


-Si, yo querer saber si tu gustar mi novia.- insistió él- ¿Tú
pensar ella guapa?


Y que respondía yo. La chica estaba como un queso, pero si le
decía eso el alemanito podía calentarse y todavía tenia que sacudirle. " Bueno,
si tengo que sacudirle, tampoco creo que vaya a perder nada".


-Si, ella muy guapa.


-Ah, bien. Tu también gustar ella.


Me quedé de piedra, como es normal y la miré. Estaba apoyada
en el borde de la piscina, con la mitad del cuerpo fuera del agua, mirándonos, y
sus pechos rebosaban por encima del borde de la piscina, haciéndolas más
apetitosas aún si cabe. Cuando vio que la miraba, me dirigió una mirada y una
sonrisa tan llenas de lujuria que creí que me iba a matar a polvos allí mismo.
Yo ya no sabía que hacer, así que Ralph continuó con la explicación.


- Ella querer ir cama contigo


-¡¿Quéé?!- dije de nuevo, como un estúpido.


-si, ella querer.... ¿joder? Contigo.


Al ver mi mirada, que debía de expresar toda la sorpresa e
incredulidad que yo sentía, él levanto las manos en un gesto para
tranquilizarme.


-Tranquilo, yo explicar. Yo gustar ver mi novia en cama con
otros hombres, yo solo mirar.


-A ver si me he enterado bien.¿Quieres que yo joda con tu
novia mientras tu miras?


-Si, yo sentarme en silla y veros juntos, yo excitar mucho
eso.


Definitivamente, el tío era tonto...


-Ella ver que tu mirar ella, que ella gustarte, y querer ir
cama contigo. ¿Tu querer?


-¿De verdad quieres que me acueste con tu novia?


-Si, mi gustaría mucho.


Dudé. Coño que si dudé. No sabia que hacer. De repente un tío
se me acerca, y me pide que me tire a su mujer, que está como un queso, y que él
sólo mira. Pensé que había una cámara oculta, o que era una tomadura de pelo,
pero después pensé que nadie me conocía allí, y que podía ganar mucho y no
perder nada, así que decidí arriesgarme a que se tratase de una broma de mal
gusto y acepté.


-Está bien, acepto.


-¡Bien!- dijo él. Se acercó a la toalla y cogió algo. Volvió
junto a mí y me lo mostró. Era la llave de nuestra habitación. Me enseñó el
numero.


-Mira. Este ser número habitación nuestra. ¿Tú ir allí a las
ocho? -Eso era media hora más tarde.- Llamar tres veces, ok?


-Si- asentí yo como un autómata.. ya estaba hecho, había
aceptado, no podía echarme atrás. Ralph se volvió un momento hacia donde estaba
su novia y asintió con la cabeza. La sonrisa de ella se ensanchó
considerablemente. Ralph y yo cerramos nuestro pacto con un apretón de manos y
me fui a mi habitación a prepararme. Una vez allí me duché y me afeité,
preparándome par mi cita. Estaba nerviosísimo. Cualquiera no. El tío quería que
me follase a su novia delante de él. Y vaya novia. Puff. Yo estaba enfermo solo
de pensarlo. La media hora de plazo que nos habíamos dado fue la media hora mas
larga de mi vida, sin duda.


Por mi mente aparecía una y otra vez la idea de que era una
broma, que me la estaban jugando, pero instantes después recordaba su sonrisa y
me decía a mí mismo que si era verdad, no tendría otra oportunidad como esa en
toda mi vida. Así que me puse un pantalón y una camisa, y me fui para allá.
Cuando llegué, tome aire profundamente, y golpeé tres veces la puerta. Creí que
mi corazón se iba a paralizar.


De hecho, creo que lo hizo durante unos segundos. Entonces él
abrió la puerta apenas una rendija, y tras ver que era yo, me dejó pasar. Él
estaba vestido sólo con una toalla y parecía estar mucho menos nervioso que yo.
Cerró la puerta y me guió hacia ella. La habitación estaba iluminada por una
excitante luz roja por el sencillo método de poner unas braguitas de encaje
rojas sobre la lámpara.


Y allí estaba ella. "Dios mío"- pensé "es lo más increíble
que he visto en mi vida." Y así era. Sin lugar a dudas. Ella estaba de rodillas
en la cama, con un camisón negro que ocultaba lo justo a la vista para hacerla
más deseable aún, si eso era posible, y que realzaba su cuerpo. Y que cuerpo,
por favor. Era maravillosa. Deseaba sentir sus sensuales y carnosos labios por
mi polla, estrujar sus generosos pechos y sobar su apetitoso trasero. Y, a
juzgar por como me miraba, ella deseaba hacer lo mismo conmigo. Ralph pasó
silencioso tras de mí. Se quitó la toalla y se sentó desnudo en una silla
situada en un rincón frente a la cama, listo para disfrutar del espectáculo.


-Es tuya- me dijo.


Yo no sabia que hacer. Me había acostado con muchas chicas,
pero no había estado nunca en una situación así. Me acerqué dudoso a la cama,
con toda mi atención puesta en ella, y ella se acercó también a mi, de rodillas,
hasta situarse al borde de la cama. La mujer mas excitante del mundo estaba
rozándome en ropa interior y con unos ojos que me pedían que la follara, y yo no
sabia que hacer. Era frustrante, porque la excitación me dominaba. Decidí
empezar por algo sencillo, y la di un corto beso. Un pico, como dicen ahora los
jóvenes. Los dos retrocedimos y nos miramos mutuamente, buscando la aprobación
en los ojos del otro.


Volvimos a darnos un pequeño beso, sin separarnos, y
continuamos besándonos lentamente, cada beso más ansioso que el anterior, y cada
vez más sedientos de la boca del otro. Poco después, mi lengua batallaba con la
suya, y, cuando su mano rozó mi pecho, exploté y, tomándolo de su delicioso
trasero, la atraje hacia mí. No se cuanto tiempo estuvimos besándonos, pero todo
el mundo debería ser besado así antes de morir para saber lo que realmente es un
beso. La sensación solo se rompió cuando ella llevó la mano sobre mi pantalón
para indicarme que tenía otro tipo de sed. Se separó de mí para empezar a
desnudarme con sus manos produciéndome escalofríos al tocar mi piel, mientras yo
trataba de robarla un beso de nuevo. La ayudé a quitarme los pantalones y los
calzoncillos, y quedé desnudo, con mi polla erecta como un asta de bandera
apuntando amenazadora hacia ella.


Ella emitió un ligero gemido de sorpresa al ver mi polla, y
no pudo resistir acariciármela con una mano. Después, visiblemente sorprendida,
dirigió unas palabras a su novio. Yo le miré para ver el motivo de su reacción.
Su novio estaba sentado en la silla, completamente desnudo y muy excitado,
masturbándose lentamente. Pero su polla era diminuta, parecía casi de juguete.
Debía de medir menos de diez centímetros. A su lado yo parecía Príapo, a eso se
debía la sorpresa de ella.


-Esta sorprendido de tu tamaño- me dijo él.- Yo no hago que
ella disfrute con el sexo. Muy pequeño, por eso buscar tu.


Yo asentí y volví mi atención a mi diosa, deseoso de
mostrarle lo que mi herramienta podía proporcionarla. Ella se abalanzó sobre mi
polla y me besó suavemente en la punta. Fue tal la sensación que recorrió mi
cuerpo que casi me corro en ese mismo instante. Su lengua acariciaba mi polla
con suavidad, dándola ligeros lametones hasta recorrerla en su totalidad, y
entonces empezó a chuparmela poco a poco. Puede que nunca hubiese tenido una
polla en condiciones, pero desde luego sabia muy bien como chupar. Me estaba
poniendo enfermo. Hubo un momento en que me flaquearon las piernas y me sujeté a
su cabeza para no caer, lo que ella interpretó como una señal para que chupase
más profundamente, y se metió mi polla en su boca por entero.


Qué gusto, qué maravilla, qué sensación tan extraordinaria.
Sus tiernos labios se apretaban contra mi glande y bajaban hasta hacer
desaparecer por completo mi instrumento en su linda boca. En el interior de su
boca, su lengua lamía mi polla, y con sus manos me acariciaba los cojones. En
ocasiones aceleraba el ritmo de forma bestial, follandose mi polla como si su
boca fuera un coño, haciéndome gemir de placer, y luego reducía de golpe el
ritmo, limitándose a mantener mi polla en su boca, o pasando a lamerme la base
de mi cipote. Estuvo chupándomela más de un cuarto de hora, consiguiendo que yo
disfrutase pero no me corriese durante todo ese tiempo.


Pero lo mejor de todo es que me miraba a los ojos con una
mirada de puta viciosa y de satisfacción inmensas, como si pudiese pasar sin
problemas el resto de su vida allí abajo, chupandomela. Cuando ella aceleró de
nuevo el ritmo, yo la avisé de que iba a correrme, aunque seguramente ella no me
entendiese, pero pareció hacerlo y, apretando más aún sus carnosos labios, me
hizo explotar en su boca, llenándosela toda de leche, tragándosela toda como si
la fuese la vida en ello. Cuando terminé de eyacular, y ella hubo devorado hasta
la ultima gota de mi semilla, me lamió de nuevo toda la polla, de arriba a
abajo, dejándola limpia y reluciente, tras lo que se incorporó sobre la cama,
sonriéndome, esperando a que yo continuase. Y vaya si estaba dispuesto a
continuar.


Terminé de desnudarme y me puse de rodillas en la cama,
avanzando hacia ella mientras retrocedía con gestos de evidente satisfacción.
Pese a no hablar el mismo idioma, sabía perfectamente por mi mirada que me la
iba a comer entera, y lo estaba deseando.


Cuando llegó al cabecero de la cama se quedó allí,
esperándome, y cuando llegué, me besó con ansia, mientras yo empezaba a
acariciar todo su cuerpo y nuestras lenguas jugaban en el interior de su cálida
boca. Bajé mis labios por su cuello, haciendo que se estremeciese, y la fui
tumbando con suavidad, acariciando sus pechos por encima de la ropa interior.


Durante unos minutos, proseguimos con los besos y yo
disfrutaba metiéndola mano, sintiendo como se iba calentando por momentos, así
que decidí pasar al siguiente nivel y la despojé de su ropa interior,
revelándome unos pechos rosados y apetitosos, y un coñito bien abierto y lleno
de flujos.


Me incliné a devorar sus tetas, chupándolas como un
cachorrillo hambriento, pasando de una a otra sin motivo, besándolas con
fruición, tirando de sus pezones, y estrujándolas con mis manos a la vez. Ella
cerraba los ojos y gemía levemente, disfrutando de mi boca ansiosa mientras yo
sentía como sus pezones iban creciendo y endureciéndose bajo mi boca, y ella
gemía fruto de mis atenciones. Cuando me di un atracón de sus maravillosas
tetas, fui bajando poco a poco, lamiendo su vientre y su ombligo, lo que hizo
que ella se riese, y cuando la miró, me encantó de nuevo con su deliciosa
sonrisa, de modo que me hizo besarla ansiosamente de nuevo antes de descender de
nuevo por su cuerpo para degustar sus otros labios, que ya tenia ganas de
probar.


Sus muslos eran muy suaves, y olían intensamente a sexo,
indicándome con su aroma además de con sus gestos que necesitaba que la diese
placer, a lo que me dediqué con gusto. Enterré mi boca en su sexo, besando sus
labios con delicadeza, y dándola ocasionales lametazos, notando como sus flujos
bullían bajo mis atenciones. Entonces me dediqué a su ya hinchado clítoris,
besándolo y sorbiendo ligeramente sus jugos, notando como crecía y como ella me
rodeaba con sus piernas y me empujaba de la cabeza para que yo no abandonase su
jardín de Venus, pero por supuesto que yo no estaba dispuesto a abandonar el
paraíso que ella había dispuesto para mí.


A la vez, acariciaba sus pezones con mis manos, y notaba como
ella se retorcía a cada lamida que la daba, mientras gemía y susurraba cosas en
alemán, lengua que no tenia que conocer para entender lo que decía. Estaba claro
que todavía quería más, y yo estaba dispuesto a dárselo. Introduje mi dedo
índice en su coño, donde casi se ahoga en sus flujos, y aproveché para meter el
dedo bien al fondo, lo que a ella la encantó. Cuando se lo saqué, ella elevó las
caderas hacia mí, protestando por que solo mi lengua seguía otorgándola placer,
pero se relajó en cuanto notó que mi dedo índice empezaba a entrar en su ano.
Ella abrió los ojos al notar esa intrusión, pero la sonrisa que me dedicó dejaba
claro que quería que siguiese. Y yo no iba a negarme.


Mientras seguía comiéndome su coño, fui introduciendo poco a
poco mi dedo en las profundidades de su delicioso culito, y sus gemidos fueron
haciéndose más profundos a cada momento. Finalmente, y arqueando la espalda,
empezó a convulsionarse presa de un orgasmo increíblemente largo, ya que yo en
ningún momento dejé de proporcionarla placer, y mi dedo ya entraba y salía con
toda facilidad de su culito. Un aluvión de flujo emergió de su vagina, llenando
mi cara y empapando sus muslos.


Finalmente, quedó quieta por unos instantes, recuperándose, y
cuando notó que yo me apartaba de su chochito, se levantó hacia mí sonriéndome
para besarme apasionadamente, compartiendo sus flujos conmigo. Mientras lo
hacia, dirigió su mano hacia mi polla, que, después del memorable espectáculo de
gemidos que había acompañado a mi exploración de su sexo estaba durísima, y yo
tenia un dolor inmenso de huevos que esperaba ser aliviado. Ella lo entendió, y
a la vez yo estaba seguro de que quería más, así que mi alemana tomó un condón y
lo puso sobre mi polla, mientras yo la acariciaba.


Una vez listo, me tumbó boca arriba y se puso sobre mí,
besándome mientras ponía la puntita de mi polla en la entrada de su coño y se
iba dejando caer poco a poco, alargando el momento, porque su coño estaba más
que lubrificado y hubiese entrado a la primera si ella hubiese querido.
Finalmente, se introdujo todo mi miembro en su interior, y juro que solo con eso
ya estuve a punto de correrme, del placer que me hacia sentir mi polla dentro de
esa cueva tan cálida y apretadita. Ella notó como se tensaba mi cuerpo, y quedó
quieta, sin moverse, durante unos instantes, para indicarme que esperaba mucho
más de mi, y yo estaba dispuesto a dárselo sin duda.


En cuanto notó que yo me relajaba y volvía a abrir los ojos,
ella me regaló de nuevo la calidez de sus labios, y acarició con sus manos de
piel de seda mi pecho.


Entonces, con lentitud y ayudándose de mis manos sobre sus
caderas, comenzó a subir y bajar por mi polla, estrujándomela con su estrecho
coñito. Poco a poco comenzó a aumentar el ritmo, mientras ella se inclinaba
sobre mi, rozándome con su olorosa cabellera y dejándome estrujar sus tetas y
sobar su culo. Yo observé entonces a su novio, que continuaba sentado allí,
pajeandose lentamente mientras los ojos le brillaban. Sin embargo, puesto que su
novia, mi querida alemana no le hacia ni puto caso, no iba a hacérselo yo.


Ella tomó mis manos de sus caderas y las levó a sus pechos,
acariciándoselos los dos pares de manos juntos, jugando con sus pezones, los
cuales, cada vez que los tocaba parecían haber crecido desde la vez anterior. El
rozar de mi polla en su coño empezaba a ponerla como una moto, mientras
aceleraba el ritmo, y emitía suaves gemidos como de un ronroneo, pero sin dejar
de mirarme a los ojos, indicándome que estábamos más unidos que lo que nuestros
cuerpos demostraban.


Cuando estaba próxima al orgasmo, se abrazó a mi, dejando que
fuese yo el que continuase culeando en el ritmo infernal que ella había impuesto
y que la hacia derretirse de placer. Finalmente, abrazados los dos como si
quisiéramos unir aun más nuestros cuerpos, nos entregamos juntos al placer del
orgasmo, yo en silencio, ella con gritos de placer y convulsiones que llegaban
hasta los músculos de su coño, desde donde se transmitían a mi polla, que se
descargó en su funda de goma.


Permanecimos unos instantes abrazados, unidos aun por la
conexión mística y sexual que nos fusionaba. Cuando ella se recuperó, me besó de
nuevo, agradeciéndome con sus ojos el placer que la había dado, se puso a cuatro
patas y me sacó el condón de la polla, y acto seguido se puso a chuparmela,
lamiéndola bien de arriba a abajo para limpiarme los restos de semen que
quedaban allí. Después dirigió una mirada a su novio, que se estaba limpiando la
polla con un pañuelo después de correrse, y le dirigió unas palabras, tras lo
que se volvió hacia mí y se me quedó mirando.


-Dice que ella gustar mucho tu follar ella. –me tradujo su
novio.


-A mi también me ha gustado ella. – el tradujo y ella me
besó, frotándome las tetas contra el pecho.


- Dice no fin aun. Ella querer que tu polla en su culo.


-¿Quiere que la de por el culo?


-Si, eso querer ella.


-Por mi encantado, pero aquí mi amigo el calvete está algo
cansado. –dije, refiriéndome a mi polla, que descansaba flácida entre mis
piernas, a escasos centímetros del coño que tan bien había disfrutado.


Él tradujo de nuevo, y ella me besó (no me cansaba de beber
de sus labios, y al parecer ella tampoco) y después le dijo algo.


-Dice que ella gustaría y que ella ayuda tú.


Dicho y echo. Comenzó a besarme con pasión de nuevo, y
dirigía mis manos por su cuerpo, acariciando sus piernas y su culo, y rozando
sus tetas, hasta que me puso sus melones en la boca y yo me lancé a devorarlos,
alternando los besos a sus pezones con los besos a sus labios, disfrutando de
ambos mientras no paraba de sobar su culo y su coño. Su lengua jugueteaba con la
mía, y en los momentos en que abandonada el interior de su cálida boca era para
degustar sus pezones, mientras ella se encogía de placer y me besaba el cuello.


Es evidente que ante tal tratamiento uno funciona por muy
cansado que esté, y mi polla despertó de su letargo volviendo a elevarse
ligeramente. Ella notó esto, y, sonriéndome como diciéndome lo bien que lo iba a
pasar (yo creo que me la levantaba más su sonrisa que otra cosa.), se giró,
poniéndome frente a mi cara su coño y su culito, y empezó a pasarme su melena de
terciopelo por mis muslos, mi polla y mis cojones, dejando que colgase sobre
estos y dándoles ocasionales lametones. Se giró un poco para ver si yo estaba
disfrutando, y al ver que yo asentía, se inclinó sobre mi miembro, contribuyendo
a su recuperación con una excepcional mamada que me empezó a regalar. Ante tal
atención, y viendo su trasero respingon y su coñito meneándose a tan escasa
distancia de mí, no pude resistirme y empecé a lamer la raja que iba de su coño
a su culo.


Ella paró un instante para ver excitada lo que yo la estaba
haciendo y aprobarlo asintiendo con la cabeza, para seguir chupando mi polla
como si fuese un chupachups., así que yo seguí con sus lamidas. Su coño tenia
ese olor a hembra, a sexo que a todos los hombres (o al menos a mí) nos vuelve
locos. Para ir preparando el camino a lo que vendría después, mojé mi dedo en
los flujos de su vagina, y se lo introduje en el culo mientras seguía lamiendo.
Como era el mismo dedo que antes, y mi diosa alemana seguía excitadísima, el
dedo entró con facilidad, y comencé a meterselo y a sacárselo.


Cuando consideré que entraba y salía con facilidad, lo
sustituí por el dedo corazón, que costó un poquito, pero con mas facilidad que
antes, por que ya estaba dilatado. A cada arremetida de mi dedo, su boca
reaccionaba chupandomela más a fondo, de modo que poco después ya estaba
plenamente recuperado. Para terminar de preparar su trasero, la metí
conjuntamente el índice y el corazón, lo que la hizo protestar un poco porque la
dolió con el grosor, pero debía de prepararla para mi polla, mas gruesa aun. Sin
embargo, el dolor apenas la dolió unos instantes, y pronto empezó a gemir de
placer, hasta el punto de que cuando los dedos entraron y salieron con
facilidad, y metí otros cuatro dedos en su coño, dejó de chupar mi polla y
empezó a gemir para correrse minutos después. Ahora, con mi polla como una
piedra y ella bien mojada, si que estaba preparada para que se la metiese por el
culo.


Me salí de debajo de su cuerpo, y ella, deseando y sabiendo
lo que la esperaba, demasiado debilitada aún por su orgasmo para moverse,
permaneció como estaba, tumbada sobre la cama, con la cara apoyada en la manta y
el culito apetitoso en pompa, expectante. Yo no me hice de rogar y me puse de
rodillas tras ella, acercando mi polla a la estrecha entrada, y empecé a besarla
los hombros, el cuello, la espalda, y cuando terminé de besar sus nalgas, a lo
que ella respondió con un ronroneo de placer, yo empecé a empujar mi ariete,
intentando forzar su deliciosa puerta trasera. La resistencia fue mas fuerte al
principio, pero en cuanto mi mano empezó a acariciar su sexo para que se
relajase y su esfínter se abriese, mi glande se introdujo en su interior, y todo
resultó mucho más fácil.


Mi polla se abrió paso casi de golpe hasta sus profundidades,
y cuando estuvo toda dentro, aguardé un poco para que su culito se acostumbrase
al tamaño antes de empezar a moverme. Cuando lo hice, fue muy despacio, poco a
poco, hasta que solo mi glande quedó dentro y entonces volví a empezar. Al cabo
de unas cuantas embestidas ella se puso a cuatro patas para colaborar a mi
trabajo, y yo, con la polla como una piedra, comenzé a follarmela mas
rapidamente.


Su culito era mas estrechito y delicioso aun que su lindo
coño, y apretaba mi polla dándome oleadas de placer. Pronto mis cojones
golpeaban contra sus nalgas, de la fuerza de mis embestidas, y sus tetas se
bamboleaban colgantes, asi que me acerqué mas a ella, y comenzé a estrujárselas
cuando ella tuvo un nuevo orgasmo, ya que mientras se estaba masturbando con una
mano.


La verdad es que los continuos gemidos que ella lanzaba
mientras la follaba me excitaban mucho, pero el que soltó cuando su orgasmo
coincidió con una de mis embestidas más profundas fue demasiado. Yo, que aún no
me habia corrido, esperé paciente con mi polla en su interior a que se
recuperase, y que me mostrase que deseaba seguir, lo que no tardó mucho en
seguir. Yo continué embistiendola, empeznado de nuevo con un ritmo lento, y
aumentándolo mas deprisa que antes. La verdad es que cuando me he corrido un par
de veces, yo tardo mucho en correrme de nuevo, asi que desde que se la metí por
esa joya de culo hasta que se la saqué transcurrió casi media hora.


Nuestro orgasmo fue mutuo esta vez, y los dos gritamos al
estremecernos de placer, cuando yo me vacié en el condón y el flujo de ella
rodaba por sus muslos. Nos separamos para besarnos, notando como el culo de ella
estaba enrojecido, y después, como una niña buena, se arrodilló para sacarme el
condón y limpiarme la polla que tanto placer la habia dado.


Después se levantó, besó a su novio, y los tres nos acostamos
juntos en la cama, con ella en medio y una teta en cada mano para disfrutar de
un merecido sueño.


CONTINUARÁ...


Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 0
Media de votos: 0


Si te gusta la web pulsa +1 y me gusta






Relato: Penitencia de semana santa con una diosa alemana
Leida: 366veces
Tiempo de lectura: 17minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Encuestas

Afiliados












relatos eroticos












Webcams Porno Exclusivas


Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com


dibujos animados pornograficosplayas nudista pornoporno gay con mayoresrelatos compadresfollando en cinerelatos porno para escuchartios pajerosbajo la cobija con mi cuñado relatos hotdesvirgaciones anales dolorosashondureñas pornoa todo gas pornoRelatos pornos el grueso y grande pene del vecino mulatorelatos de chantajesme coji a mi primarelatos eróticos españamujer infiel pornotías buenas pornotravetis pornomejor porno lesbicorelatos eroticos en el gimnasiorelatos de mi mujerrelatos porno infidelidadesme follo al pizzerorelatos eróticos madurasrelatos de sexo prohibidozoofilia hombres y burras relatosporno sexo fuerteporno gratis desvirgadasporrno gayporno abuela nietaporno gordas lesvianaspornos venezolanasreyes magos pornoorgia de swingerschat gay barilocheAy me duele papito relatopornoporno gratis violadarelatos cortos gayabuelos con nietas follandocuentos porno gratisfollando con tu vecinala primera vez analiniciacion pornorelatos.marqueze.netmadre follando al novio de su hijahistorias porno gratisporno la playaabuelo follando con la nietaintercambio fotos amateurme violaron en el cineletura y relato adulto xxx completo madre e hijos follándoabuelos follando gratiszoofilia relatos eroticosgay maduro pornofotos de zoofiliafollando con sus mascotasrelatos erotico no consentidofollan a mi esposaimagenes sexo duroporno despedidas de solteroporno sexo en la calleporno incestuosarelatos eroticos doctorrelatos eroticos primosmarcando coñorelatos gay con heterosrelatos maduras pornochat casadas infielesmadre ninfomanarelatos pordioseras vagabundas pornola opinion de murcia relatosrelatos de sexo en el trenninas cojiendomarge y homer follandoporno amateur venezolanovirgenes pornolesbiana seduciendorelato porno un ladron nos follo ami y ami nina gozamos