relatos porno
webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Picantes Vacaciones





Relato: Picantes Vacaciones

Sin planearlo mucho pasamos unas picantes vacaciones en
compañía de amigos.



Soy Marco de 53 años, disfruto plenamente de la vida y tengo
por esposa a una estupenda mujer Isela de 45 años que posee un fabuloso cuerpo,
sobre todo su trasero que siempre me ha parecido divino, respingado y bien
formado y que provoca admiración, además que en general es preciosa. Yo estoy
retirado de los negocios, tengo una posición económica holgada y me permite
disfrutar de la vida con mi compañera


Llevamos una muy activa vida sexual, pero solo entre
nosotros, nunca nos hemos involucrado seriamente fuera de nuestro matrimonio,
sobre todo yo, aventurillas que incluso ella nunca se ha enterado; de ella no le
se nada y no creo tampoco que haya tenido otros intereses por fuera. Podríamos
decir que hemos sido honestos y fieles.


En la cama disfrutamos de todo, sobre todo las fantasías de
tener a otras parejas o a alguien mas para disfrutar de los actos sexuales en
todas su formas y combinaciones. Nos gusta mucho tocarnos y masajearnos, usar
las manos, los dedos, los labios, en fin los contactos en todo el cuerpo, los
masajes de clítoris, el juguetear con los dedos en el ano, esto a ambos nos
excita sobremanera. Con frecuencia durante las sesiones de amor le introduzco
dedos en el ano y en la panocha, y eso la vuelve loca y a mí me pone de
temperatura subida. También a ella le excita mucho lubricarme el culo y meterme
un dedo dándome masaje metiendolo y sacándolo y eso me provoca una gran
erección. En fin esto es solo una muestra de lo mucho que nos disfrutamos en
nuestras sesiones de amor.


Con frecuencia recurrimos a la fantasía de que ella disfrute
de cogidas con otros hombres, lo curioso y significativo es que siempre tiene
que ser muy bien dotados, con vergas enormes, me he dado cuenta que eso a ella
le gusta, pues cuando vemos películas pornos para divertirnos y calentarnos
previamente a nuestras cogidas, ella me señala siempre que me dé cuenta que
lindas vergas tienen, que si que bien culean, que si que suave seria sentirla
adentro y noto que disfruta enormemente y se calienta. Debo aclarar que mi
aparato aunque nos es de los tamaños de los tipos de las películas es tamaño
normal y sobre todo bien cumplidor.


Es por lo que anteriomente explico por que a veces hasta
sueño que Isela coge con otros hombres y estos son siempre muy vergudos, y
despierto excitado, y a pesar de que creo que soy un poco celoso si me calienta
solo el pensamiento de que pudiera hacerse realidad, el que mi esposa hiciera el
amor con otros y que yo, en vez de ponerme violento y reclamar, fuera espectador
o participara de una aventura como esa.




Lejos estaba de imaginarme que ese pensamiento se haria
realidad en el cercano futuro.


Ocurrió que con una pareja amiga Cecilia y Paúl que llegaron
a vivir a nuestra ciudad hace cosa de 5 años y que nos hicimos amigos por mi
afición al golf y a la pesca, hicimos un plan de irnos a pasar unas breves
vacaciones a Can-Cun . Debo decir que ellos como pareja son un poco más jóvenes
que nosotros, que son bien parecidos ambos, del tipo atlético, como muy
deportistas, aunque ella en verdad es un bombón, de muy buen cuerpo, muy blanca
y con su pelo largo algo rubio. De el según palabras de mi esposa esta bien
guapo, pero eso pues ya ven como las mujeres exageran a veces; En general son
una bonita pareja. En las fantasías con mi esposa con frecuencia salen en
nuestros juegos eróticos, pero nunca ha habido nada. Ella me llama muchísimo la
atención, pero de los saludos de beso, sonrisas simpáticas y bromas ligeras no
pasamos.


Para el viaje, las damas se fueron de compras al centro
comercial y la mia además de traer algunos conjuntos para mi, se compro unas
tangas que me caí para atrás de atrevidas que se me hicieron, jaja me dijo ella
, vieras las que Cecy se compró, te asustarías también, pero dice que a Paúl le
gusta que se luzca así, aun el las playas o albercas, y ella fue la que me animó
a comprarme estas.


Me las modeló y en verdad aunque muy atrevidísimas, le
quedaban como a una diosa de belleza, era impresionante el impacto de ver una
mujer luciendo tan pero tan bien en tan pero tan poca tela. En fin me dije,
vamos con una pareja de confianza y además en Can-Cun debe de ser muy común que
las mujeres se exhiban de esa manera. Por otra parte solo de imaginarme que a
Cecy la vería también con ese tipo de trajes de baño, considere que valía la
pena que aunque en el fondo me rebelara a dar mi anuencia para que Isela se
exhibiera así, por el agasajo visual con Cecy, lo dejaría pasar. Quiero decirles
que por supuesto aproveche la ocasión para tomarle fotos a mi esposa desde todos
los ángulos, luciendo esas tanguitas, algunas las tome sin sostén, y de allí
terminamos en la cama cogiendo como locos, aproveche su calentura para decirle
que que buena se vería Cecy, pero no tanto como ella. Nos divertimos mucho en la
cama y después preparamos las maletas para el viaje que era el día siguiente.


Llegamos a un bello hotel muy nuevo, con una playa excelente
y unas albercas de primera. Nos acomodamos en las respectivas habitaciones y
como ya llegamos tarde para la playa, nos citamos en el lobby para ir a algún
buen lugar a cenar y divertirnos


Muy guapos todos, con vestimenta adecuada al lugar, nos
fuimos a un restauran recomendado por el hotel. Cenamos, bebimos, platicamos de
todo, hasta platica picante con mucha liberalidad, estábamos en confianza.
También bailamos un poco, aunque allí sucedió que en una ocasión Cecy me sacó a
bailar y ni tardo ni perezoso Paúl saco a bailar a mi mujer. Bailamos un rato
así cruzados, me sentía un poco incomodo, los celillos me inquietaban, pero me
dije, son amigos, estamos en confianza. Luego ya cada quien bailo con su
pareja. Isela me pregunto que si me había gustado bailar con Cecilia, que si que
tal bailaba, que Paúl era bueno para el baile, que apretaba un poco, pero que se
había sentido a gusto, que incluso se había sentido rara, un poco excitada. Le
dije que era normal ya que no teníamos la costumbre de bailar con personas
ajenas.


En fin. Ya se estaba haciendo tarde y decidimos regresar al
hotel. Nos llamaron un taxi y nos regresamos. En el camino nos fuimos vacilando,
se empezaron a burlar de mi, decían que se me había notado incomodo porque Isela
había bailado con Paúl y les divertían mis celos, la que más se burlaba de mi
era Cecy. Yo lo negaba y seguí la broma, pero si que se dieron cuenta.


Llegamos al hotel nos dirigimos a los elevadores, allí Paúl
nos sugirió que como era aun temprano, nos tomáramos unas copas y que nos
invitaba a la terraza de su suite. Las habitaciones eran suites muy elegantes y
además tenían jacuzzis, todo para el completo descanso y diversión.


Isela y yo nos vimos a los ojos y sin decirnos nada dijimos
que estaba bien, que era temprano y además la vista del mar desde la terraza
debería verse estupendo con el reflejo de la luna incluido y nos fuimos a su
habitación


Paúl y yo fuimos por hielo y sacamos botellas del servibar,
preparamos copas para todos y nos sentamos cerca del ventanal a platicar y
bromear. Paúl puso música bailable y romántica de un canal de la televisión.
Efectivamente la vista era incomparable. Alguien sugirió que porque no
bailábamos. Estuvimos todos de acuerdo, pero cada quien con su pareja dije yo, y
todos soltaron la carcajada. Ya salió el celoso dijo Cecy.


Bailamos muy agradablemente, muy pegaditos, en la total
intimidad del momento hasta nos olvidamos de la otra pareja. Así estuvimos un
buen rato, bailando a ratos y bebiendo a ratos, y en un momento que Isela vio el
jacuzzi dijo, porque no aprovechamos y nos metemos al agua aquí mismo, a lo que
Cecy, sin pesarlo mas dijo, que buen idea, vamos, y arrastró a Paúl con ella, y
sin pensarlo dos veces se quito el vestido, quedando en boten y un minúsculo
calzoncito, lo mismo hizo Paúl quedándose en boxers y se metieron al agua.
Aunque eso fue muy rápido alcancé a ver el magnifico cuerpo de Cecy y sentí una
extraña sensación en él estomago y como un aviso en mi verga.


Vengan, nos dijo Cecy, metanse el agua esta muy rica. Si le
conteste, pero vamos a ir a nuestra habitación a ponernos ropa adecuada. Nada de
eso, nos dijo, hagan lo que nosotros quítense la ropa y metanse, déjense de
pudores estamos en confianza.


Isela con cierta timidez fue la primera que se animo a
desvestirse, esa noche se había puesto un pequeño calzoncito de encajes muy
bonito que pensaba lucirme al regreso a nuestro cuarto y allí estaba luciéndose
ante extraños, sobre todo con ese cuerpo monumental se veía preciosa. Yo me fije
que Paúl no le quitaba la vista de encima. Se metió al agua y enseguida me
desvestí y también me metí al jacuzzi. En verdad estaba deliciosa el agua.
Empezamos a bromear, a platicar, a abrazar a las respectivas parejas. Cecy le
pidió a Paúl que prepara unas copas y ambos salimos del agua. Paúl primero trajo
unas batas y toallas para no mojar los pisos y enseguida fuimos a preparar las
copas. Yo creo que me via nervioso y pensativo, y claro que lo estaba, las cosas
que estaban sucediendo eran nuevas para mí y para mi mujer. No puedo negar que
el estar cerca de Cecy me excitaba y el pesar que mi esposa estaba siendo vista
sin limite por otro hombre también me excitaba, era el viejo sueño que se me
estaba apareciendo, pero en vivo. Las mujeres parecían mas relajadas y
divirtiéndose, como más en confianza.


Estas dudoso verdad? . Me pregunto Paúl. La verdad si, le
confesé. No tienes porque, me dijo, ante todo somos todos amigos, yo opino que
tenemos que dejar que lo vaya a suceder, suceda, y que quienes pongan los
limites sean ellas. Además te quiero confesar pidiéndote disculpas de antemano,
que tu mujer es una beldad y que yo la veo como cualquiera lo vería, y que te
quiero felicitar porque se ve que la haces muy feliz. Gracias le dije, Cecy
también es una belleza ( lo que no le dije es que siempre me había gustado ).
Bien, me volvió a decir, que sean ellas las que pongan los limites?. Yo, dudoso
y algo inquieto alcance a balbucear que estaba bien. Cogimos las copas y
regresamos con las damas, que estaban felices disfrutando los chorros de agua
del jacuzzi y jugueteando. Nos metimos con ellas al agua, brindamos y empezamos
a beber, a platicar, a ponernos más románticos con nuestras mujeres y
lógicamente el ambiente, el alcohol, la música y la platica hizo que la
diversión fuera subiendo de nivel.


En cierto momento, entre risas y juegos Cecy se quito el
sostén y dejo sus preciosos senos en total libertad. Mi mujer y yo tratamos de
disimular que no le dábamos importancia al hecho y seguimos en lo nuestro,
abrazados y besándonos, pero de reojo veíamos como Paúl se echaba encima de Cecy
y le besaba con placer las chichis y la besaba con mucha sensualidad. Así
continuamos un rato, cada quien ocupado con su pareja y no nos dimos cuenta que
tanto Paúl y Cecy se habían desnudado por completo, y como estábamos dentro del
agua no se percibía hasta que empezamos a ver que sus besos ya eran mas
apasionado y sus manos permanecían tocándose sus cuerpos por debajo del agua.
Esa visión, por supuesto nos fue provocando también a nosotros un creciente
estado de excitación y también nuestras caricias se incrementaron en pasión y
deseo. De pronto Cecy se desprendió suavemente de Paúl y se vino hacia nosotros,
se nos unió en el abrazo y sin anunciarlo le quito el brassiere a mi esposa. En
el nivel de calentura e que nos encontrábamos lo único que hicimos fue vernos
todos a los ojos, como aprobando la acción de Cecy. Enseguida también le jalo el
calzón, forzándola a que se lo quitara. Isela presento una muy débil resistencia
a ello y pronto quedo completamente desnuda, aunque como todos estábamos
sentados nos cubría el agua. Tu también quítate todo me dijo Cecy, para estar
todos iguales. Nerviosos pero ya muy excitado, también me desnude por completo.
En ese momento Paúl se incorporo y camino hacia nosotros. Así parado el agua le
llegaba a las rodillas y el resto del cuerpo quedaba fuera del agua. Menuda
sorpresa nos llevamos mi mujer y yo cuando vimos el tamaño de verga que calzaba
Paúl. Observe a Isela que se quedo por un momento con la boca abierta por la
sorpresa. En ese momento vi el peligro que que ese hombre representaba para mi
esposa y sentí ganas de levantarme y llevarme a mi mujer de ese lugar, pero no
reaccione rápido y Paúl se incorporo a nosotros y así quedamos todos juntos
abrazándonos y jugueteando


Así, todo el ambiente que se respiraba era de sexo inminente
y yo atrapado entre mi deseo, mi excitación y mis fantasías a punto de
realizarse. Todo esto me hicieron prisionero de la situación y me deje llevar.
Volteé a ver a mi esposa y ella con los ojos cerrados se dejaba hacer ya con las
caricias que tanto Cecy como Paúl le prodigaban con sensualidad, con sumo
cuidado, con pasión creciente. Ese espectáculo me tenia completamente caliente y
mi verga totalmente erecta respondía a los estímulos visuales que recibía. Era
algo totalmente inédito para mí, ver a mi hermosa mujer en manos de aquella
pareja, haciéndole ese trabajo de preparación sexual que la estaba llevando poco
a poco a un abandono total. En cierto momento Cecilia me cogió una mano y
suavemente me jalo hacia ella y caí en sus brazos iniciando un intercambio de
caricias y besos y una unión de cuerpos deseosos de sexo. Nadie hablaba, todo
era intercambio de caricias desenfrenada y pasión desbordada.


Cecy se incorporo, se salió del jacuzzi y me jalo con ella,
así goteando nos fuimos abrazados si voltear hacia atrás donde quedaba mi
mujercita a merced de aquel hombre que poseía tamaño miembro. No quise pensar
mas y me entregue a la lujuria que significaba para mí en ese momento el placer
de tener a mi entera disposición a esa fabulosa y apasionada rubia.


Entramos a la recamara, Cecy quito los cobertores y
almohadones de la cama y suavemente me empujo acostándome y ella encima de mí.
Nos besamos intensamente, le succione sus senos uno tras otro al tiempo que con
mis manos y dedos le acariciaba su panocha que estaba completamente lubricada.
Estuvimos así cambiándonos de posición, excitándonos, hicimos un 69 con el que
disfrute del sabor de los líquidos de su panocha jugosa e hinchada. Con sus
mismos líquidos le lubrique su ano y suavemente le introduje un dedo, luego 2 y
hasta tres dedos. Yo escuchaba como gemía al tiempo que toda mi verga la tenia
dentro de su boca mamandola con gran placer y mordisqueándome con delicadeza el
glande. A ratos dejaba de mamarme para chuparme los testículos al tiempo que me
masajeaba también el culo. Sentía que eso me estaba llevando ya peligrosamente a
venirme.


Me levante cambiamos de posición, la acosté boca arriba y yo
hincado busque su linda panochita al tiempo que me inclinaba a besar sus jugosos
labios. Enseguida le puse la cabeza de mi verga directamente en la entrada de su
rajita y suavemente comencé a penetrarla, entrando y saliendo de ella con
movimientos cadenciosos y rítmicos. Ella abandonada totalmente solo me decía que
no parara, que le diera mas, más. Si fue que como al mismo tiempo, los dos con
perfecta armonía nos venimos intensamente. Al venirse ella soltó un gritito
salvaje de placer y clavo sus dedos en mi espalda aferrándose a mí como para
succionarme con su vulva todas las gotas de semen que yo estuviera dispuesto a
darle, y por supuesto yo se lo estaba entregando con ciega pasión y en
abundancia después de tanta calentura.


Fue hasta en ese momento que ya de regreso a la realidad, a
la calma, cuando advierto que no estábamos solos y que en realidad habíamos
estado siendo observados por Paúl y mi mujer que abrazados con pasión y
acomodados en un amplio sillón al pie de la cama habían disfrutado de todo el
espectáculo. O sea que yo involuntariamente estaba calentando a mi mujer para
culiar con otro. Que forma de cumplirse tan cabalmente mi fantasía.


Paúl se incorporo y de la mano de mi mujer que se volteaba
para no verme yo creo, porque su mirada no se dirigía a mí, se acercaron a la
cama. Paúl, que se veía bastante caliente y con la vergota impresionante bien
parada por delante nos dijo que nos felicitaba que se veía que habíamos
disfrutado la tremenda cogida que yo le había dado a Cecilia, y que nos lo
agradecían porque también ellos lo habían disfrutado pero que ahora les tocaba a
ellos, que si queríamos nos quedáramos a acompañarlos o a participar.


Mi primer impulso fue dejarles la cama libre, pero Cecy me
pidió que nos quedáramos que le gustaba disfrutar el olor a sexo que seguramente
se daría con intensidad además del nuestro. En ese momento Isela se me acerco y
me beso con intensidad y nos vimos a los ojos y nos perdonamos. Ella me sonrió,
me dio un apretoncito de mano y se dejo llevar por Paúl. Yo ya no podía evitar
lo que estaba por suceder pues ya la debía, me había culiado a la mujer de Paúl
y este muy astutamente se reservo para le final, así ya yo tendría que estar
dispuesto a todo lo que él quisiera hacerle a mi mujercita, solo ella lo
limitaría y la verdad eso esperaba yo, pues ahora ya viendo tan cerca la verga
de Paúl, en verdad que era enorme, como para dar miedo a cualquier mujer,
además de muy larga era muy gruesa, lo menos era de unos 20 cm de larga y dudo
que la mano de mi mujer se la pudiera rodear de lo gruesa que estaba.


De solo imaginarme el espectáculo de sexo que se avecinaba mi
verga se paro de nuevo, Paúl acostó a mi mujer con mucha delicadeza y le abrió
con suavidad las piernas y se inclino a mamarle su linda panochita que tantos
ratos de placer a mí me había regalado y ahora por circunstancias de momento la
disfrutaría otro hombre. Con la lengua le fue mamando desde el culito hasta
cubrir toda la panocha mientras con un dedo le masajeaba el culito y con la otra
mano le sobaba los senos. Isela con los ojos cerrados disfrutaba el trabajo que
Paúl le hacia y ella misma se sobaba el vientre y cogía la cabeza de Paúl para
apretarlo mas hacia su rajada. Cecy y yo sentados al borde de la cama observando
todo también estábamos disfrutando y calentándonos. Paúl se subió a la cama,
hizo que Isela se rodara quedando boca abajo y le empezó a mamar también el culo
al tiempo que con una mano le masajeaba la panocha, mi mujer con cara de poseída
se dejaba hacer.


Cecy también no se pudo aguantar y le cogió los guevos a Paúl
masajeándoselos y al mismo tiempo le acariciaba el ano. Todos estábamos muy
calientes. Isela se incorporo y jalo a Paúl para acostarlo y ya acostado le
cogió el tremendo palo y acerco su boca para mamarlo, aunque era bien poco lo
que se podía meter en la boca se veía que lo disfrutaba, también lo chupaba
recorriendo con sus labios la tremenda tranca desde la base en los guevos hasta
el glande, mientras él le masajeaba la panocha y le metía dedos al culito. Así
se la pasaron un rato, luego Paúl le pidió a Isela que se la tragara, pero con
la rajada, que por cierto desde donde yo estaba se la veía completamente
abierta, dilatada ya por la excitación. Isela se abrió de piernas hincada encima
de la vergota de Paúl y con sumo cuidado apunto la cabeza hacia su rajada y se
sentó muy poco a poco sobre ese garrote tan impresionante, se notaba su
excitación y ya no estaba preocupada por las dimensiones de lo que le iba a
entrar.


Dejándose caer suavemente y con cierto abandono vi con
sorpresa que la verga de Paúl iba desapareciendo dentro de mi mujer, ella se la
metía un poco y se salía para entrar otra vez y así fue como tomándose un
placentero tiempo mientras disfrutaba del juego se la fue introduciendo hasta
que toda la verga desapareció y solo los guevos de Paúl asomaban fuera de la
panocha de Isela que a estas alturas también se veía muy abierta. Así quedaron
un rato ensartados mientras se fundieron en un prolongado abrazo y beso, y
murmurando con placer. Luego Paúl sin sacarle el aparato y con gran suavidad la
rodó para quedarse el arriba comenzar un también prolongado bombeo de mete y
saca de su herramienta del interior de mi mujercita, que para nada yo la veía
sufrir como imagine. Ella estaba disfrutando como nunca de esa tranca, los celos
que creí me atacarían no se presentaron de tan caliente que estaba, igual que
Cecy, ambos también estábamos disfrutando del espectáculo.


Paúl continuo durante un rato aquel implacable ataque y mi
mujer sin quejarse y disfrutando ya no aguantaba mas, y le decía que ya se iba a
venir, a lo que Paúl le contesto que juntos se vendrían, la abrazo la beso y
ambos al unísono descargaron todos su fluidos en tal magnitud que nosotros
observábamos como de la panocha de mi mujer con la vergota ensartada de Paúl le
salía leche. Después de venirse se quedaron agotados y acostados pero con la
verga sin sacarla y así se quedaron mientras Cecy y yo de nuevo nos cogíamos de
nuevo pues había sido tanta la excitación del espectáculo que ya no aguantábamos
más. Duramos cogiendo como 20 minutos ya la final también nos acomodamos a
descansar. Nos causo gracia y sorpresa que a pesar de los minutos transcurridos
la vergota de Paúl aun estaba dentro de mi mujer, daba la impresión que no se
había reducido de tamaño, o la lo mejor vendría pronto el segundo episodio de
esa faena.


Esta historia tiene continuación, me hizo muy feliz ver
disfrutar a mi esposa y gozar también yo además y les aseguro que por mi parte
ni tengo remordimientos ni reproches para mi mujercita ni para mis amigos Paúl y
Cecy que siento que ahora seremos mas amigos


Si les gusto mi historia y quieren hacer comentarios a
POR CUESTIONES DE PRIVACIDAD ESTE EMAIL FUE REMOVIDO


Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 0
Media de votos: 0


Si te gusta la web pulsa +1 y me gusta






Relato: Picantes Vacaciones
Leida: 1478veces
Tiempo de lectura: 13minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Encuestas

Afiliados












relatos eroticos












Webcams Porno Exclusivas


Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com


relatos calientes madurasrelatos eroticos pequeñagay pprnorubais 19porno violada por variosvecinas amateurmujeres incestuosascuentos cortos xxxporno con reglarelatos heroticos xxxsexo lesbico trioscaminando sin bragassexo ancianastodorelatos sexo con madurasfolla virgenlesbico pornmadre y hijas xxxbragas empapadasporno incestuosasusana griso follandofotos de pollas de madurosmaduras orinandoporno gay japonesnegra colombiana follandorelatos eroticos hija vecina peruanachats eróticosporno jurelato feminizaciongay maduros pornoescuchar relatos pornoxxx hermano y hermanatetas grandísimasrelatos eroticos parejas.netesposa cornamenta porno relatorelatos viejos verdeslesvianas triorelatos porno mi papi.me asr cosquillassexo porno viejosporno en la sala de cineenema castigome follo mi hermanarelatos incestos gratisrelatos de la marquezeporno tia y sobrinaorgías porno gratisorgias lesbicasrelatos eroticos clasehistorias de sexo gayrelatos porno la granjapadres q se vuelven morbosos por la colita de sus hijos geys relatos eroticos geys mi papa le encanta mi culitoadan y eva pornorelatos er¨®ticos mi cu 0Š9adaintercambios pornel mejor culo del mundo pornosexo abuela nietoporno gay musculosoporno gay chilenosexo madura jovenme follo a mi hijitaanal sin quererporno gay pollonchat madurarelatos incesto pornoporno gratis fontanerosporno erotico clasicomonjas eroticasel mejor porno gay gratismadre e hija putasseñores mayores follandorelatos porno viejasporno bobosasperdiendo el virgorelatos gay tabufotos porno monjasnietas y abuelos follandorelatos erotico gayshistorias de incestomamas haciendo pajasporno gay musulmanporno buenosporno masturbaciones femeninaspenetracion cuadruplenietas xxxcalientes pornoporno en san ferminviolacion porno gratistodorelatos infidelidades